martes, 2 de octubre de 2012

EL SEÑOR DE LAS AGUAS


La llegada del primer ejemplar de un libro siempre produce emoción al escritor. La analogía es muy manida, pero se parece mucho a la llegada de un recién nacido a casa. 
Recoges con cuidado el sobre del buzón y luego lo abres despacio por las escaleras, como si se tratara de un valioso tesoro. Ya no te tiemblan las manos, pero el corazón se dispara, ajeno a la frialdad que aparentas mostrar.
Has visto la portada en fotografías, que guardas celosamente en el ordenador, pero el contacto con el libro es distinto. El papel brilla y huele a nuevo. La portada está perfecta, sin ningún arañazo ni mancha.
Con un poco de ansiedad, lees la contraportada y abres el libro, temiendo encontrar algún fallo, alguna errata en su interior.
Sin embargo, lo que descubres es una edición preciosa, bastante cuidada, que te invita a leer la novela como si fueras un desconocido.
Sin querer, también comprendes que el libro no es solo tuyo. También, por supuesto, es obra de Joseba Lekuona, el ilustrador, y de Ricardo Regidor, director de la colección.
Cuando te cansas de ojearlo, estás deseando compartirlo con todos.Le haces una fotografía,sobre la mesa en la que tantas veces has escrito bajo la luz de la lámpara, y lo compartes en tu blog.

6 comentarios:

  1. Enhorabuena, Fenomenal el libro. La portada queda muy bien. Un abrazo y adelante.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Julio.Te deseo lo mismo con tu libro "Un belén muy vivo".

    ResponderEliminar
  3. Me gusta muchísimo la portada. Estoy seguro de que encantará a los lectores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, César.
      Eso espero yo también. Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Felicidades, Miguel! Es verdad que es un placer reencontrarte con tu obra ya impresa, tocarlo, hojearlo, ¡olerlo! Mucho éxito, besos, S.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Susana.
    A ver si el próximo, me lo ilustras tú. Un abrazo.

    ResponderEliminar